EL CASO MAPUCHE X

AUTOR: Rodimtsev (@VR09206753)

Conclusiones y Propuestas

Último Capítulo





Algunas conclusiones y propuestas
Lo primero que tenemos que entender del problema mapuche, y lo pongo en un cuadro es lo siguiente:

El problema mapuche es una avanzada del globalismo progresista contra occidente y contra el Estado Argentino.
El problema mapuche nos amenaza en los tres ejes que según la carta de las Naciones Unidas hacen a la supervivencia de un país como tal:
Amenaza nuestra integridad territorial: un grupo minoritario quiere hacerse con el 25% de nuestros territorios, con todos sus recursos incluidos.
Amenaza nuestra soberanía: porque un grupo minoritario pretende ejercer su poder por sobre nuestras autoridades legalmente constituidas.
Amenaza nuestra capacidad de autodeterminación: porque nos somete a los designios de organizaciones internacionales y ONG en cuestiones estratégicas en las cuales carecen de imperio para intervenir.


Con lo anterior quiero decir que el problema ni es de las provincias afectadas ni es del ministerio de seguridad, es un problema de TODA LA ARGENTINA.
Los estados resuelven este tipo de problemas mediante la estrategia, y el objetivo estratégico nacional debe ser “neutralizar los grupos que buscan apropiarse de una parte del territorio argentino”
Para el logro de este objetivo estratégico el estado debe imponer su voluntad a este grupo, llamémosle por su nombre, insurgente. La fuente de donde mana la voluntad de los recursos de los insurgentes se llama centro de gravedad.
El centro de gravedad mapuche es el discurso como minoría oprimida que los legitima y les permite obtener recursos. Lo grave de este discurso es que los mapuches se lo creen y hacen lo que hacen porque están convencidos de eso.

Determinados los fines como el objetivo estratégico y el centro de gravedad, haremos un repaso de los medios a disposición del estado para enfrentar esta amenaza a su propia existencia.

Política Exterior: ponerle un limite a las injerencias de ONG y organismos supranacionales que interfieren en los asuntos internos de nuestro país con la excusa de “la violación de los DDHH de las minorías oprimidas” Se termino, es suficiente, tenemos nuestras propias leyes y nuestros propios tribunales para tener que recurrir a pactos que se firmaron entre champagne y canapés y organismos cooptados y copados por financieros globalistas e intelectuales progresistas. Se acabo y se dejan de joder o empezamos a denunciar pactos, a retirarnos de organizaciones internacionales, empezamos con pactos bilaterales con los estados que nos interesa y que los financie magoya.


Justicia: las insurgencias poseen un aceitado mecanismo para hacer falsas denuncias o exagerar las reales, lo estamos viendo con maldonado y huala. La justicia debe preparar equipos para accionar contra estos usos abusivos que hacen la insurgencia para aprovecharse de las leyes y las garantías de la republica contra la propia república. En otros países le llaman “lawfare o guerra jurídica”. Un ejemplo de esto es que la ley 26.160 en el estado que se encuentran las comunidades hoy sería un obstáculo para expandirse al walmapu, por eso son las mismas comunidades que retrasan su cumplimento para poder expandir sus reclamos.


Economía: estabilizada el área la economía debe crear condiciones para que haya inversiones que generen trabajo y los mapuches y los criollos y todos los argentinos vean que vale la pena vivir en este país. Si esto no se logra, la solución es momentánea, y si los problemas de pobreza y marginalidad no se resuelve la insurgencia vuelve a aparecer. Es fundamental que entiendan que los modos de producción basados en la propiedad comunitaria de la tierra (para la tribu, ver nota 1) están perimidos hace 500 años. El capitalismo, instrumental, por lo tanto, ni bueno ni malo en si mismo, es el modo mas eficiente de producción actual.

Cultura y educación: este medio es el más importante, pero también el más lento y mientras este logra sus objetivos hay que empeñar todos los otros que son más rápidos. En principio hay que revertir el discurso que el descubrimiento de América o la conquista del Desierto fueron genocidios. Ya lo expliqué más arriba. Los hombres del Renacimiento se encontraron con una cultura atrasada 6.000 años que hacia sacrificios humanos y devoraba a sus enemigos. No se podían dar la vuelta y volver, el descubrimiento era irreversible. Hubo errores y abusos, seguro, eran hombres y no ángeles. ¿Trajeron enfermedades? Si, pero no olvidemos que 100 años antes la epidemia de peste negra había matado a la mitad de la población europeo. La epidemiologia no estaba muy desarrollada para la época.
Es evidente que los aborígenes americanos sacaron muchos mas beneficios que perjuicios del descubrimiento, que los progres y globalistas quieran hacerles creer otra cosa es otra discusión. Además, supongamos que les devolvamos el territorio, como nos devolverían los avances occidentales. Probablemente sin nuestra medicina y cuidados se habrían extinto. Además, la opción de aplicar las normas indígenas de la época hubiera significado la esclavitud, el aniquilamiento o transformarse en mensajeros a los dioses.
¿Que aportaron los mapuches a la humanidad? ¿Por que merecerían ser recordados? ¿Cuáles son sus descubrimientos científicos? Si aun existen es gracias a que los occidentales se escribieron libros de historia sobre ustedes.
Los mapuches exigen derechos y un territorio por pertenecer a una determinada raza. ¿Que van a hacer con los blancos que queden en el walmapu? ¿Limpieza étnica? ¿Podrán los criollos acceder a cargos públicos o los van a discriminar? ¿Tendrán libertad para trabajar? Todas estas preguntas son porque hubo uno que pensaba en formar un estado basado en la pureza de la raza y terminamos con 6 millones de judíos asesinados.


Hay que evitar el doñarosismo en la discusión del tema mapuche. Ya hablé de la futilidad del argumento “originario”. Decir que los tehuelches son “mas originarios” que los mapuches nos lleva al huevo y la gallina porque entonces este argumento es cuestionado por alguien que dice que los mapuches ya estaban acá hace 900 años lo que no implica que los het lo hayan estado hace mucho más de mil, pero es entrar en el huevo y la gallina de quien es más originario y ahí occidente lleva las de perder, es por eso que discutir este argumento es colocarnos donde los progres quieren colocarnos. ¿Por que tenemos derechos? Porque trajimos la civilización. Si para alguien la civilización es hacer sacrificios humanos, robar mujeres y comerse a los enemigos entonces ese alguien no merece el titulo de civilizado. Terminemos con el relativismo de la puta teoría critica. Hay que dejar de sentir culpa de ser occidentales, eso conduce al desarme moral, como en Europa contra el Islam.


Existen otros dos discursos encarnados por los que les molesta el Estado. Uno es decir que los mapuches tienen los mismos derechos que nosotros sobre Malvinas. El sueño húmedo de muchos liberales globalistas (los auténticos liberals yanquis, esos que odian haber nacido argentinos) es regalar las Malvinas, muchachos Malvinas eran parte del territorio de un estado reconocido por su graciosa majestad, que además está incluido en los territorios a descolonizar. Los mapuches no eran un estado reconocido por la comunidad internacional, con autoridades constituidas ni ejercían soberanía. El otro discurso, el trosko, es el que dice que porque Benetton, al que no me gusta por progre y por multicultural, tiene estancias los mapuches tienen derechos a usurparlo. El señor Benetton, o cualquier otro que pague sus impuestos y tenga títulos legítimos, tiene el derecho de propiedad, que es muy distinto a la soberanía que quieren ejercer los mapuches.

En las escuelas debe enseñarse historia argentina basada en hechos. Debe enseñarse científicamente y no con relatos sociológicos y antropológicos viciados de falta de rigor científico como es todo el “conocimiento científico del posmodernismo” Se debe enseñar que somos producto de la mezcla de una cultura europea y una americana, como el agua que es agua y si se la separa deja de ser agua y se transforma en oxigeno e hidrogeno. Nuestros hijos deben volver a sentirse orgullosos de occidente y de todos los beneficios que este rincón del mundo aporto a la civilización. Y conocer los errores de occidente, para no repetirlos. Y repito, deben conocer la historia, deben conocer que la conquista de América fue también gracias a los aborígenes que se aliaron con los europeos porque querían una vida mejor, alejada de los totalitarismos o imperialismo de las civilizaciones precolombinas. Hay que volver a leer en las escuelas “Una Excursión a los Indios Ranqueles” o “La Guerra al Malón” y entretenernos con que el Cabo Sabino y el Sargento Toro, porque si los yanquis hicieron algo épico de la conquista del oeste, ¿Qué esperamos nosotros para hacer algo épico de la Conquista del Desierto? Sin maniqueísmo, con la historia en la mano contada por buenos escritores.
http://1.bp.blogspot.com/-9b0meDYc2EA/T4uld2-M9AI/AAAAAAAAWpE/FuLi8xyTgrw/s1600/CaboSavino1_100.jpg

Fuerzas de seguridad: lo que deben hacer es estabilizar las áreas que están en disputa o bajo control del gobierno para evitar la expansión de la insurgencia. Deben contar con el apoyo de los pobladores locales para identificar y neutralizar a los insurgentes infiltrados. Deben tener en cuenta que el ambiente será complejo porque los insurgentes mapuches estarán vinculados con narcos, delincuentes comunes y demás lumpenaje social.


Defensa: la defensa argentina fue sistemáticamente desmantelada por los políticos desde 1983 en adelante. Primero que nada, hay que derogar las leyes siniestras de defensa y seguridad interior, leyes ideologizadas y que favorecen la aparición de grupos insurgentes. El error de estas leyes es poner un criterio geográfico que divide a la seguridad interior de la defensa, lo cual es falso. Las amenazas a la integridad territorial, soberanía y autodeterminación pueden venir de afuera o de adentro del país. Segundo, la solución del problema no es a los tiros, la defensa tiene un papel importante, pero no es principal. Tercero, hay que reformar las fuerzas armadas. Las FFAA tienen la misión de GANAR GUERRAS, su misión principal no es ayudar inundados, tampoco repartir comida, se hace y es bueno que se haga, pero no es su misión ni su razón de ser. Menos su misión es hacer de decorado con granaderos, manipulando almitas sensibles con los caballos, y patricios haciendo de paquitos de Xuxa para duran barba y así captar el voto de la familia militar. NO. Para tener fuerzas armadas eficientes hace falta más un propósito claro que dinero. Si es así. En principio hay que desburocratizarlas y entrenarlas, repito, para la guerra. Las FFAA deben contar con fuerzas ligeras, de rápido despliegue con capacidad de aplicar su poder de fuego selectiva y quirúrgicamente para evitar que los daños colaterales hagan propaganda negativa y terminen favoreciendo a la insurgencia. En este asunto las FFSS son el escudo y las FFAA el martillo que golpea los núcleos insurgentes. Y en un nivel más operativo, una de las primeras medidas a adoptar es cooperar con las autoridades chilenas en el control de la frontera, hasta el nivel de establecer un comando combinado de ambos países.
Soy pesimista, principalmente en lo que se refiere a la educación y en cuanto a nuestros políticos. La educación esta cooptada por marxistas culturales y nuestros políticos por un crédito de un organismo multilateral bien entregarían parte de nuestro territorio y recursos, ya lo han hecho los K y los macristas. Y básicamente creo que esto no termina bien. Los mapuches saben que somos débiles, porque somos débiles con una sociedad de milenials maricones incapaces de sacrificarse por ideales que ni siquiera conocen.
Este conflicto es político y todos sabemos que la guerra no es otra cosa que “la continuación de la política por otros medios”. Afilemos las bayonetas los que estemos dispuestos a pelear por nuestra soberanía, integridad y capacidad de autodeterminación. El resto que miren de afuera, como lo hicieron siempre.

FIN
* * *
 

Agradeceremos la difusión del presente artículo:

* * *

Comentarios

  1. Excelente articulo.
    Me preocupa desde hace tiempo el abandono a la buena de Dios de gran parte de nuestro territorio, la Patagonia, aunque no sabia como alguna potencia extranjera se podria apropiar de territorio sin declarar una guerra impopular incluso en el propio pais invasor; ahora me doy cuenta
    que es un trabajo de zapa, como la insurgencia mapuche. Espero que la debilidad y cobardia de nuestros dirigentes no lleguen al nivel patologico de sus pares europeos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Es un poco ese concepto tan en boga de la guerra hibrida, te estan haciendo la guerra y vos no te das cuenta

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Traducir