EL TAMAÑO DEL BOTÍN

Por eso el sueldo en Argentina es de 300 dólares.


En Argentina existen varios botines, de diversas formas, colores y tamaños. Algunos tienen dueño predeterminado y otros están sujetos a negociación, lo que lleva a disputas periódicas.

Algunos los maneja el estado nacional, otros los provinciales o municipales. Otros los dominan organizaciones privadas.


Dentro de los botines nacionales o federales (usaré los términos indistintamente), el más significativo es la recaudación de IVA. Ahora tenemos los números definitivos del 2020 según estadísticas públicas de la AFIP


La recaudación de IVA impositivo (*) es la que pagamos todos los argentinos en todo el país por absolutamente todo lo que compramos.


Va de nuevo: lo que 45 millones de argentinos pagamos de IVA por electricidad, pan, leche, zapatos, remeras, automóviles, carne, gas, nafta, garrafas, abono de celular, servicio de internet, peluquería, destornilladores, cables, ladrillos, compras del estado, tejas, canillas, garrafas, ventiladores, obra civil, cigüeñales, tortitas negras, bizcochos, ganado en pie, consumos gastronómicos, miel, nafta y lubricantes, corbatas, revistas, alambrados, cerveza, todo, todo, todo) llegó a $ 1.289.513.560.578,86 en el 2020. Más de un billón (continental) de pesos. A un dólar de $ 83, quince mil quinientos millones de dólares.


Exactamente, exactamente, exactamente...lo que el estado nacional le dio a los bancos por intereses en el mismo período. ¿Qué tal? En su momento lo presenté con números proyectados (ahora confirmados) en LA OTRA IFE.


No sé si tomamos verdadera conciencia de lo que esto significa. O como dicen los yankis: “Let’s that sink in”. Dejemos que la idea precipite. Todo lo que recauda el estado por el impuesto más importante (en volumen), el que atraviesa toda la economía, equivale a lo que se lleva la banca sólo en concepto de intereses. Las compras gastronómicas para los comedores escolares pagan un sobreprecio del 21%. Ese dinero (⅕ de todo), termina en manos de la banca. Si uno quiere poner un criadero de pollos en Entre Ríos, debe adelantar un 21% de toda la obra civil; inversión que se recuperará en los años posteriores. Eso va todo, 100%, a pagar intereses a la banca.


Insisto en este tema, porque pareciera que el problema es el empleo público o el pago de jubilaciones, o los planes sociales. 


El IVA daña la economía argentina. El IVA se lleva ⅕ del salario de todos los argentinos (que encima son U$D 300 mensuales, una cuarta parte del salario mínimo de los EEUU), dinero que el estado toma y se lo da a los bancos.


Menudo botín.


Pero no es de éste que quiero hablar hoy. No. Hay más botines.



El tipo de cambio


La República Argentina exportó durante el año 2020 la suma de 56.198 millones de dólares (números provisorios). Fuente INDEC.


La diferencia de tipo de cambio entre el dólar libre (el que uno puede comprar) y el que paga el BCRA a los exportadores rondó el 50%. Esto es, el BCRA o, lo que es lo mismo, el estado federal, le compra a los exportadores sus dólares a mitad de precio. Esta proporción ha variado (poco) a lo largo del año.


Para esos montos de exportación, si el estado compra a mitad de precio los dólares obtenidos por las exportaciones, quiere decir que en la operación de compra de dólares, el estado se quedó con 28.100 millones de dólares. El doble de la recaudación de IVA. ¿Qué tal?


El estado se quedó con 28.100 millones de dólares.


¿A quién le quita ese dinero el estado? Operativamente, a los exportadores directos (cerealeras, acerías, Aluar, aceiteras, bodegas, frigoríficos, pesqueras, etc.). En realidad, se lo saca a toda la cadena que produce y transporta esos bienes, patronal y trabajadores por igual, ya que el exportador último traslada la exacción estatal hacia atrás. Por eso el sueldo en Argentina es de 300 dólares.


En resumen, le quita esos 28.100 millones de dólares a todos los que contribuyen a crear esa riqueza, que reciben la mitad de su precio. Eso es diferente de lo que sucede en Paraguay, Uruguay, Bolivia, Chile o Brasil. Por eso esas economías crecen, al igual que sus exportaciones y en Argentina lo único que crece es la pobreza. Por eso Uruguay exporta carne ovina y nosotros no.


Resalto esto, porque se suele hablar de los derechos de exportación (de los que hay que hablar también) más que del tipo de cambio, cuando el daño de este último es seis veces superior.


Como no hay incentivo a exportar, no lo hay a crecer o a invertir o a dar trabajo o a pagar buenos sueldos.


Esta quita del precio a las exportaciones es la razón por la que Argentina no crece. Porque lo que hace el estado es quitarle a la locomotora de la economía argentina todo su gas-oil. Por eso la Argentina no exporta (es sólo un quinto de la economía total). Como no hay incentivo a exportar, no lo hay a crecer o a invertir o a dar trabajo o a pagar buenos sueldos.


En resumen, la economía no crece desde hace 10 años; desde que el tipo de cambio está atrasado.


Acá quiero marcar un error habitual. El daño se produce porque el dólar está atrasado, no porque el tipo de cambio esté desdoblado. El gobierno de Macri retrasó artificialmente el tipo de cambio con fines domésticos con el mismo resultado. Para poder mantener un tipo de cambio artificial (o eso dijeron) nos endeudaron hasta las orejas.


Desconfíen de todo aquél que quiera un “dólar barato”. Les desea el mal.


Ahora bien, el BCRA compra dólares a mitad de precio. ¿Se los queda? No. Se los entrega a mitad de precio a otros. 


Al estado para que pague deuda externa (poquito), a privados para que importen (mucho), y a privados para que paguen sus deudas privadas (mucho), verdaderas o supuestas, en el exterior. Siempre a mitad de precio. A algunas personas físicas elegidas también los regalan con este graciable. En resumen, le dan dólares baratos a los amigos. 


¿Cuánto le regalan a sus amigos? En el año 2020, la suma de 28.100 mil millones de dólares. ¡Qué lindo ser amigo del gobierno!


Corolario: La Argentina no crece porque no exporta y no exporta porque los exportadores no obtienen el precio pleno de sus productos. Esa pobreza se traslada a toda la economía y la conclusión es que cada día somos más pobres y el sueldo promedio es de 300 dólares.



Algunas consideraciones legales


Los poderes ejecutivos aman los bancos centrales porque pueden endeudarse y cobrar impuestos sin pedir permiso al congreso. La deuda sería la que emite el banco central (en Argentina, LELIQs, LEBACs) y los impuestos no autorizados por el congreso serían el impuesto inflacionario y la compra de dólares a mitad de precio (unos DEX sin autorización legislativa).


El BCRA es responsabilidad del Congreso.


Hay un pequeño problema con esta teoría que sirve para todo el globo excepto para nosotros: según la constitución nacional de 1994, el BCRA es responsabilidad del Congreso (y no del poder Ejecutivo). Mandato constitucional al que hacen caso omiso ambos poderes. 


Los impuestos no autorizados por el Congreso y la emisión de deuda no aprobada por el Congreso comprometen nuestro patrimonio personal. Es decir, a todos ellos les caben las penas previstas por el artículo 29 de la Constitución. 



En cuanto al accionar del BCRA sobre la compra de dólares a mitad de precio, cabe aclarar que el estado puede comprar bienes, por licitación previa y a precios de mercado. De hecho lo hace todos los días cuando adquiere resmas de papel, automóviles, comida, servicios telefónicos, etc. Lo que no puede hacer es confiscar un bien sin ley previa y sin que sea a precio de mercado. Por lo que la compra de dólares a mitad de precio es claramente violatoria de la Constitución. Obliga a vender un bien privado al estado (sin ley previa) y lo hace a un precio menor al de mercado. La conducta de las autoridades viola más de un artículo de la Constitución y varios del Código Penal.


Tal vez sea hora de que gasten unas rupias.


Tal vez sea hora de que quienes exportan o producen bienes que luego son exportados gasten unas rupias en contratar buenos abogados y pedir un amparo y llevar a las autoridades ante la justicia. También que tengan algunas conversaciones privadas con los senadores y diputados de sus provincias.


La excusa de todos los gobernantes es que si sube el dólar (ya sea pagando el precio pleno por la divisa o al quitar los DEX), subirán el precio de los alimentos. Sabemos la falacia de ese argumento. El trigo o el kilo vivo de ternero es menos del 10% del valor final del pan o de la bandeja de carne. El resto son impuestos, flete o electricidad o margen comercial. Así que a otro con ese cuento.


Por lo tanto es una pelea que hay que dar tanto a nivel comunicacional (explicarle a la población que el precio del pan se ve más afectado por el flete que por el precio del trigo), como judicial (explicarle a los jueces que el gobierno actúa abusivamente y contrario a la ley).


Va a haber gente que se oponga. Son los que hoy se quedan con parte del botín de 28.100 millones de dólares anuales. Darán batalla y cuentan con mucho dinero para comprar voluntades.




Vale la Pena


Pero es una pelea que vale la pena. Porque si la ganamos, la Argentina va a salir de este círculo de generación de pobreza, hambre y expulsión para pasar a exportar, producir y terminar con la desocupación. Como Bolivia, Paraguay o Uruguay. Miren cuán modestos son nuestros deseos.


* * *



Nota:

(*) Existen dos recaudaciones de IVA: IVA impositivo e IVA aduanero.


* * *



Lectura Relacionada


LA OTRA IFE

http://restaurarg.blogspot.com/2021/01/la-otra-ife.html


LA GRAN MENTIRA DE LA ARGENTINA AGROEXPORTADORA


PRECIO PLENO


SUELDOS


ALIMENTOS E IMPUESTOS


* * *


Fuentes


AFIP - RECAUDACIÓN 2020

https://www.afip.gob.ar/institucional/estudios/

Ver “Recaudación”, “serie anual”, “2020”.


INDEC - EXPORTACIONES


* * *

Agradecemos la difusión del presente artículo:  

* * *

Comentarios

Entradas populares

Traducir