COSAS QUE NO TIENEN REPUESTO

Autora: Hyspasia


De a poquito una fracción de la población se va dando cuenta qué está pasando.
En buena hora.





Diversos agentes de poder (periodistas, diputados, senadores, políticos del ejecutivo) están sometiendo a un escarnio mediático a los gendarmes que entraron a un campo usurpado por una banda de lúmpenes, que se disfrazan de indígenas para sustentar un reclamo que es, por lo menos, dudoso.

La Justicia Federal, en lugar de procesar a quienes reventaron a piedras a los gendarmes, los bardea.
Ninguno de nosotros tiene por qué tolerar piedrazos impunemente. Por el sólo hecho de ser habitantes de este país y estar protegidos por la ley. Los gendarmes son ciudadanos argentinos.
Toda persona que somete a piedrazos a un miembro de la fuerza de seguridad DEBE ser procesado por lesiones leves o lesiones graves, lo que corresponda.
De nada de eso se está ocupando el juez.

Porque hay ciudadanos de primera: los lúmpenes que con excusas usurpan un campo y cortan una vía férrea. Y ciudadanos de segunda: los que, por un sueldo no muy generoso, defienden a todos los ladrones de este país: los jueces, los políticos, los fiscales.
Todos ellos son defendidos por policías, miembros de la Prefectura, o gendarmes.
Sin embargo cuando los políticos o los magistrados deben velar por quienes les cuidan el culo, los entregan maniatados con tal de que no se les corte el curro de sus negocios. El que éste fuera. Tratándose la Justicia Federal, lo más probable es que su curro sea el narcotráfico.
Resulta penoso ver que diez tipos tiran bombas molotov contra un destacamento de gendarmería y quienes deben defender el predio se limitan a esquivar los proyectiles.


Sublime.

Lo correcto hubiera sido alejarlos - o mejor dicho, no dejarles acercarse - a balazos. Pero no, la “política” decidió que se desobedezcan los procedimientos internos que dicen que HAY que proteger los edificios y los arsenales y la propiedad del Estado.



Es lo razonable. Lo razonable es lo que los políticos argentinos no hacen. Desde hace mucho.
Todo boulversé. Todo dado vuelta.


Ilustración de Pedro Vilar.
"El Mundo del Revés" de María Elena Walsh.


Hay una parte de nosotros que sabemos lo que está bien y lo que está mal. Lo supimos siempre. Y las modas no cambian nuestra forma de entender el mundo. Como decía mi amiga Antígona: no es de hoy, sino de siempre, y no va a ser un gobernante circunstancial el que diga cómo deben ser las cosas.


En estos días se llevó adelante el juicio “de lesa” del Operativo Independencia. Donde el ejército - por orden de autoridad competente, esto es, la presidente de la Nación elegida por el voto popular en elecciones libres - recupera el territorio nacional que estaba bajo el control de un grupo sedicioso armado.


No estamos hablando de otros casos, como el del tipo en el Hospital Posadas, que secuestraba una enfermera que le gustaba, la torturaba y violaba. Un criminal refugiado en un grupo parapolicial.


No, estamos hablando de miembros profesionales, de un cuerpo profesional, que habían recibido una orden explícita, por escrito, pública, del comandante en jefe de las Fuerzas Armadas.


Sin embargo fueron sometidos a un juicio. Por el simple hecho de cumplir una orden. Y fueron sometidos al escarnio de quienes o bien eran familiares directos de los sediciosos o bien tenían (tienen) algún interés monetario en la resolución de la causa: abogados, grupos de DDHH querellantes, testigos pagos, jueces que reciben pagos adicionales, etc.
Sí, los tipos mataron a más de doscientas personas. ¿Qué hacían los del ERP ahí? ¿Vendían pochoclo? ¿Repartían pétalos de flor de lapacho?
Árbol de lapacho.

Hay demasiada hipocresía.



Teniente Coronel RE Emilio Nani.


Hace unos meses metieron presos a los militares que defendieron el regimiento de La Tablada durante el gobierno del Dr. Alfonsín, presidente elegido por el pueblo de la Nación Argentina en elecciones libres.


Es todo tan descabellado que lo tengo que repasar. Vamos de nuevo. Un grupo sedicioso pretende tomar el Regimiento de la Tablada. Los profesionales, recuperan el control de su regimiento. Es lo que tenían que hacer. Para eso les pagamos el sueldo. Es su obligación. Es más, si no lo hubieran hecho habrían sido pasibles de sumario interno.


Ahora bien, el Estado, por intermedio del Poder Judicial, pone presos - prisión preventiva - a quienes defendieron un regimiento (que es su obligación) frente a una facción sediciosa durante un gobierno electo. El Poder del Estado castiga a personas que cumplen con la obligación según determina el Estado mediante una serie de reglamentaciones.




Juegan con cosas que no tienen repuesto


¿Cuál es la consecuencia de procesar con cárcel preventiva? ¿Cuál es la consecuencia de entregar Gendarmes maniatados en el caso Maldonado? ¿Cuál es la consecuencia que desde el poder político se dé la orden de no defender un edificio del estado, más particularmente un destacamento de Gendarmería?
Simple y llanamente la disolución del estado en su sentido moderno (SXVII, SXVIII, SXIX y SXX). El estado como monopolio de la fuerza [1] y autoridad defiende a los edificios de su propiedad y a los arsenales.
El actuar sistemático de esta última década, de dejar al garete a las fuerzas de seguridad y a las fuerzas armadas, socaba, como ninguna otra medida, al estado. Deja a sus agentes vulnerables y los paraliza de antemano ante cualquier intento sedicioso. Pregunta: ¿Es lo que el CELS, Justicia Legítima, todos los políticos progres (que van desde Donda hasta Gil Laavedra hasta Diana Conti hasta Di Tulio hasta Alfonsín hijo) pretenden? [2]
Es como darle ketamina a las FFSS para que cuando tengan que actuar, queden inmóviles, paralizadas.
Romper todo el sistema de seguridad del Estado. El estado tiene una lógica interna que va desde la Constitución, pasa por el Código Penal y sigo con las reglamentaciones internas de cada estamento. Si se empiezan a sancionar leyes que se contradicen entre sí o a no hacer cumplir algunas leyes o sancionar a funcionarios por cumplir la ley, el andamiaje se desarma. IMPLOSIÓN.

¿Quién estaría interesado en romper esta cadena de mando?
Los narcotraficantes (el CELS es un gran defensor indirecto de sus derechos pero no son los únicos ni por poco).
Los que quieren la disolución de la Nación. No de ésta, de todas [3].


Les cuento, lo vienen haciendo muy bien.


A los políticos les gusta que los agentes los cuiden (los custodios de Menem o los de Ruckauf corrieron a tiros los chorros, un policía fue asesinado por un chorro mientras protegía la casa de la diputada Di Tullio).
Pero si uno en su casa mata un chorro, tiene que pasear por tribunales por años. Los políticos no.
Pero los políticos entregan a los miembros de FFSS al CELS y socios atados de pie y manos.
No es sólo un tema de la Justicia. Es también del Legislativo y el Ejecutivo. Cuando fue el episodio del 2 x 1 este año, salieron todos rápidamente a decir "¡Qué horror!" y legislar un engendro. Respecto a La Tablada, se hacen olímpicamente los idiotas.
¿Si vuelve a haber quilombo en la Argentina como sucede periódicamente, a quién van a acudir los políticos? ¿A la gendarmería? ¿A la prefectura? ¿A la policía federal? ¿Y por qué habrían de reprimir?
¿Quién va a desalojar una ruta, una vía férrea en el futuro? Si yo fuera gendarme, no lo haría. Que vaya el juez y lo haga solo. Le diría "¡Andá vos, gil!".

Los disturbios no son prerrogativa de la Argentina, donde son periódicos. Recuerden los eventos de quema masiva de autos y propiedades en Londres y en París, los líos periódicos de EEUU (Los Ángeles, Cincinnati).
Ferguson.

Londres.

París


 Los Ángeles.
París.

Si no hay fuerzas de seguridad, todos estamos en manos del Leviatán.
No como ahora, que es en dosis homeopáticas.
De verdad.


Sigan nomás, jugando con cosas que no tienen repuesto.
El plan de los políticos es únicamente robar.
Otros sí tienen una agenda.

* * *
Llamo la atención sobre un tema: esta semana fue a cumplir su obligación constitucional el Jefe de Gabinete ante el Senado de la Nación.
Miren hora 4 minuto 30. Son sólo cinco minutos.


El presidente del bloque mayoritario, Senador Pichetto dijo en tres oportunidades que apoyaba a la Gendarmería, que consideraba que era una fuerza muy profesional y que se le debía dar su apoyo. Recalcó en varias oportunidades que no hablaba sólo en su propio nombre sino de su bloque.
¿Qué está diciendo? Que la política debe formalmente y con todos sus medios respaldar a la Gendarmería. ¿Por qué? Porque es patagónico. Y los patagónicos están inflados de los cortes de rutas, de los pseudoindios y de los quilombos. Y su única defensa es la Gendarmería. 
Y de paso se desmarca de La Chorra.
El gobierno haría bien en tomar nota de este impensando apoyo.

* * *
Unas palabras de reflexión frente a las próximas elecciones. Cada provincia es un mundo, por lo que sólo me referiré a la Capital, donde vivo. 
La totalidad de los postulantes a diputados son progres. Son más o son menos. Jamás irán en contra de la biblia progre o se enfrentarán a los medios progres, excepto por alguna reyerta personal o por plata. Progres son todos: la Coalición Cívica (Carrió, Iglesias), los radicales, los ex Partido Comunista Argentino acobijados por Santa María en los jirones del Partido Justicialista de la Capital (Filmus - ex ministro de Educación de Grosso, ex viceministro de Educación de Menem, ex PCA, Heller, Cerutti), el delincuente de Santa María, que no tiene ideología excepto robar, pero que le da calce a los progres (tal vez sean más baratos), el socialdemócrata de Lousteau, y los troscos. Desconozco la ideología de Tombolini, excepto ser mercenario, pero si la moda es ser progre, será progre. No creo que los del PRO sean genuinamente progres, pero no van a alzar la voz y generar discordia. Su misión es otra. En resumen, el 100% de la oferta electoral es progre (socialdemócrata, marxista, de izquierda, el nombre que quiera poner). Así estamos.

* * *

[1] Lo traté aquí. El Leviatán. O Zárate, que es la misma cosa.
[2] A los políticos les encanta hacerse los "liberales" o "los perdona-vidas" o "los superados" cuando se trata de la vida de otra persona. Cuando se trata de la propia, viven rodeados de custodios, cámaras de seguridad y - básicamente - la convicción de que en su caso la Justicia Penal  va a actuar. Así cualquiera. Juegan a los abolicionistas con las vidas ajenas. Y mientras tanto, cobran de la nuestra.
[3] Dejemos de lado Asia (Japón, China, India, etc.) que tienen su lógica, África, que Dios saben en qué andan y el mundo musulmán que está lanzado à toute force a su expansión en el mundo para todos lados: Sur (África), Oeste (Europa), Norte (Rusia), Este (India). El resto del mundo, al que yo llamo Occidente: Europa, América de Alaska a Tierra del Fuego, Australia y Nueva Zelanda, se debate entre dos formas políticas de gobierno. Una prevalecerá.
Así como hace noventa años, Occidente se debatía entre el corporativismo y el capitalismo liberal como forma de luchar contra los bolcheviques, hoy hay dos posturas en Occidente: La defensa de las Naciones, de cada Nación (#Brexit, Trump, algunos de nosotros) como forma de ordenar el estado de derecho y desde la Nación defender la vida y la propiedad de las personas, y el multilateralismo y el supranacionalismo, defendido por los socialistas, la socialdemocracia y las grandes multinacionales, que tiene como agentes a la prensa y a los organismos internacionales, donde es un orden que ataca y corroe a las naciones - lo vemos con la Unión Europea socabando todos y cada uno de los gobiernos  nacionales y los ordenamientos jurídicos de cada país integrante, o con la Constitución de 1994 que nos supedita a organismos internacionales, por lo que resulta que debemos responder a leyes que ningún representantes nuestro votó.
Sólo deberíamos respetar leyes votadas por nuestros diputados y senadores. Bueno, eso carcome nuestro cuerpo legal. Lo mismo le pasa a EEUU con los tratados firmados en estos últimos años, donde EEUU se subordina a intereses extra nacionales.
Esos son los dos modelos de vida que Occidente nos ofrece:
A). Los que quieren la disolución de las naciones, lo que despectivamente Diana Conti (y otros miles) se refieren como "orden liberal" o democracia formal pero no del pueblo, y 
B) los que queremos fortalecerla. 
Para poder disolver la nación hay que implosionarla desde adentro: hacer que su ordenamiento jurídico no sea coherente y donde unas leyes se anulen mutuamente con otros (sí la gendarmería puede ir a impedir un corte, pero sí, no se puede expulsar a un usurpador ¿en qué quedamos? ¿usurpar es delito o no?).
Para disolver la nación hay que romper la Defensa, las FFSS, el control de fronteras  la educación y la salud.
Como ejemplo: la actual ley de inmigraciones la redactó el CELS y la aprobaron en el 2003, al poco de asumir Néstor Kirchner a la presidencia; ergo ya estaba redactada de antes, un salvoconducto para cualquier narcotraficante.
Al final, el estado actual sólo se ocupa de repartir dádivas (a Bulgheroni o a gente sin dientes), pagar sueldos a gente que no tiene ninguna obligación de hacer nada y pavimentar rutas (así roban los políticos). Ah y a tomar deuda para así robar más, pagar sueldos y darle dinero a Bulgheroni. Pero de las políticas esenciales que hacen a una nación, a su razón de ser, que es ni mas ni menos lo que el Preámbulo indica, nadie se ocupa.
* * *



* * *

Comentarios

  1. Impresionante. Sin palabras. Sólo un necio, un cínico hipócrita - que desafortunadamente abundan- no quiere verlo tan claro. Gracias por escribir!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, por sus palabras. Dan ánimo para seguir escribiendo.

      Eliminar
  2. Eso no quita que una vez recuperado SU regimiento, fusilaron a prisoneros rendidos y desarmados.

    ResponderEliminar
  3. Deslumbrante como siempre. Gracias !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por sus palabras y por dedicar su tiempo a leerlo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Traducir