TET 3

Tet, Take Two: Islam’s 2016 European Offensive


Entrega 3 de Tek, Versión 2.0


Publicado el 30 de noviembre de 2015
Autor: Matthew Bracken
Traducción: @Hyspasia con la colaboración de @cecirai
Entrega anterior: Tet 2
Inicio de la serie: Tet 1

2. Socialismo Internacional

El segundo gran actor o fuerza social es el socialismo internacional. También puede ser aptamente descripto como izquierdismo, estatismo, marxismo cultural o comunismo [3]. Todos ellos habitan el espectro socialista internacional. Se pueden rastrear los orígenes de este marxismo cultural desde los jacobinos del Siglo XVIII, un conjunto de humanistas, globalistas tempranos aliados con la masonería.
El núcleo de este grupo (que luego se convertirán en jacobinos) se mudaron desde Alemania a Francia con el concreto plan de fomentar un plan de explosión social como un medio para tomar el poder. El plan de desestabilización jacobino se convirtió en un modelo para muchas otras “revoluciones del pueblo” que le siguieron. A continuación de la Revolución Francesa vinieron Marx, Engels, Lenin, Stalin y Mao [4]. Estamos menos familiarizados con los socialistas fabianos británicos del SXX, o el teórico italiano, el marxista Antonio Gramsci o los socialistas internacionales alemanas de la “Escuela de Frankfurt” que trasplantaron sus ideas a los Estados Unidos vía la Universidad de Columbia.
A diferencia de Vladimir Lenin o los comunistas, los socialistas internacionales entienden que sus objetivos no estarán completamente cubiertos hasta que el fuerte edificio de la Civilización Occidental no sea ahuecado y saboteado desde adentro. Al final, las fuerzas socialistas clandestinas internacionales que anidaron profundamente en el útero de Occidente obtuvieron resultados mucho más permanentes que la revolución impuesta por las armas, la “Guerra Comunista” de Mao y Lenin.
Durante el curso del pasado siglo, mientras el comunismo colapsaba en la Unión Soviética, los socialistas fabianos fueron exitosos en envenenar las raíces de la identidad nacional, cultural y étnica, dejando a los herederos de la Civilización Occidental desorganizados y desmoralizados, sin un sistema central de creencias sobre el cual basarse. ¿Por qué ocurrió este proceso deliberado de desmoralización y aturdimiento? Los socialistas internacionales han creído, al menos desde la Revolución Francesa, que era su obligación imponer un orden feudal de arriba hacia abajo sobre las “estúpidas masas”, un nuevo orden mundial manejado por autoproclamados expertos elegidos entre las bien educadas élites, tanto para el beneficio de los ignorantes como para llenarse sus propios bolsillos y continuar viviendo al estilo de vida de élite, con dinero y poder.

* * *
Continua en Etapa 3 bis.
* * *

[3] En terminología argentina, también como progresismo.
[4] Nota de la Traductora: considero que el autor injustamente deja de lado las revoluciones de independencia de los Estados Unidos y de la América Hispánica, que bajo los ideales del iluminismo, se convirtieron en bastiones de la libertad, el republicanismo, el capitalismo y los derechos de los individuos frente al poder de los gobiernos.
(*) Sobre Alinsky y Gramsci, dos artículos de @restaurarg


Comentarios

Entradas populares

Traducir